jueves, 17 de agosto de 2017

Ecuador: “Lo que está en juego es el respeto a la voluntad popular”

En Ecuador, el partido oficialista Alianza PAIS derrotó el pasado 2 de abril a una coalición de partidos de derecha liderada por Guillermo Lasso. El actual presidente Lenín Moreno y el vicepresidente Jorge Glas fueron apoyados en campaña por el exmandatario Rafael Correa, líder histórico del movimiento. Sin embargo, en los primeros meses del nuevo gobierno Moreno ha marcado diferencias con algunas políticas de su predecesor, cosa que el propio Correa y otros miembros del partido han criticado duramente. A su vez, decidió despojar a su vice de funciones que le había asignado por una presunta vinculación con casos de corrupción, agravando la crisis dentro del oficialismo.
Para comprender mejor la situación política que está atravesando Ecuador, Nodal habló con Gabriela Rivadeneira, asambleísta nacional y secretaria ejecutiva del Movimiento Alianza PAIS. En 2013, con 29 años, Rivadeneira fue la primera mujer y la persona más joven en ejercer la presidencia de la Asamblea Nacional, cargo en el que se desempeñó hasta mayo de 2017.
¿Por qué el presidente Lenín Moreno tomó la resolución de quitarle funciones al vicepresidente Jorge Glas? ¿Hubo algún intento de diálogo entre ellos antes de llegar a esa medida extrema?
Esa decisión se dio en el marco de la profunda controversia que existe al interior de nuestro espacio político. Tenemos diferencias que no sólo son de forma, sino también de fondo.Todas las instancias del Movimiento Alianza PAIS hemos estado en una constante búsqueda del diálogo y de alcanzar consensos internos desde que LenínMoreno asumió el gobierno. Sin embargo, tuvimos un momento de mucha tensión, cuando el vicepresidente se pronunció públicamente contra algunas decisiones de Lenín Moreno, recogiendo la preocupación de amplios sectores del movimiento, de la militancia y de nuestros simpatizantes. Ante esas declaraciones, el presidente Morenodecidió retirarle algunas funciones que le había asignado.Hay que aclarar que sigue siendo el vicepresidente constitucional de la República y que no está cesado en sus funciones como tal, solamente se le retiraron tareas que le habían sido delegadas por el Presidente.
El vicepresidente Glas denuncia persecución política en su contra. ¿Qué sectores de la oposición están involucrados en el conflicto y cuáles son sus intereses?
Hay un formato de la derecha que se repite en toda la región: la judicialización de la política que busca el desprestigio de los líderes populares y de los procesos que encabezan. Aquí lo vivimos con especial crudeza durante la campaña electoral.Sabemos que el objetivo de este ataque apunta en último término a nuestro líder histórico, Rafael Correa. En esa campaña sistemática de desprestigio están involucrados prácticamente todos los sectores de oposición, principalmente los articulados alrededor de los grupos de poder tradicionales, que son los que la Revolución Ciudadana desplazó del poder esta última década. Su objetivo es no dejar piedra sobre piedra de este proceso político. Quieren recuperar el control de los sectores estratégicos, petróleo, gas, minería, agua, electricidad, espectro radioeléctrico, medios públicos. Quieren aminorar la soberanía del Estado y su papel rector en la economía. Quieren resquebrajar y acabar con los mecanismos de integración latinoamericana. Son la revancha de las élites y vienen con una agresividad enorme a recuperar el terreno que perdieron estos años.
El 2 de abril, en Ecuador les pusimos un freno con la victoria de Alianza PAIS y su binomio presidencial, además de la victoria que obtuvimos en la consulta sobre paraísos fiscales (que inhibe a todo funcionario público o candidato con cuentas offshore a una dignidad de elección popular). Estos triunfos recientes de la Revolución Ciudadana  significaron una gran esperanza para todo el campo progresista latinoamericano, un punto de quiebre en lo que habíamos caracterizado como restauración conservadora.Pero vemos con preocupación, dolor y desconcierto de qué manera gestos, anuncios y designacionesdel nuevo gobierno parecen gestados al interior de la derecha que derrotamos en las urnas.
Desde Alianza País se han declarado en sesión permanente para resolver la crisis interna del Movimiento. ¿Cuáles son las primeras medidas que están evaluando para intentar restablecer la relación política del binomio presidencial?
Hemos hecho grandes esfuerzos por reconstruir la unidad interna, pero siempre con coherencia y lealtad a la Revolución Ciudadana. La primera medida que tomamos fue convocar a una reunión extraordinaria de la Dirección Nacional. En esa reunión, la decisión más importante al respecto fue la designación del vicepresidente segundo de Alianza PAIS, nuestro compañero Ricardo Patiño, y de mi persona en calidad de secretaria ejecutiva del movimiento, para integrar una comisión con el fin de buscar mecanismos de acercamiento entre ambos integrantes de nuestro binomio.Por otra parte, la bancada de Alianza PAIS en la Asamblea Nacional se pronunció de manera unánime exhortando al diálogo interno para superar esta coyuntura.
Sin embargo, las perspectivas de unidad en la máxima dirigencia son sombrías, porque es muy difícil reconstruir una unidad que viene siendo atacada de manera casi diaria con anuncios y mensajes que reproducen punto por punto el discurso de la oposición más recalcitrante. Unos mensajes y anuncios que parecen dirigidos a contentar al “anticorreísmo” más visceral. Soy más optimista con la unidad que vamos a construir desde las bases del movimiento, una unidad con coherencia, identidad e historia, que jamás le dará la espalda a los principios fundantes de la Revolución Ciudadana ni va a renunciar a sus batallas emblemáticas.
El expresidente Rafael Correa viene criticando las medidas que está tomando el actual presidente y en un video reciente utiliza términos duros como “deslealtad” y “traición”. ¿En estos dos meses de Gobierno ha cambiado mucho la dirección de las políticas con respecto a las que venía implementando Correa durante su presidencia?
Como decía, hay anuncios, gestos y designaciones que han provocado desconcierto en la militancia de Alianza PAIS, así como también en el campo progresista y de izquierda en la región. Acuerdos bajo la mesa con lo más rancio de la derecha, con la entrega al bucaramato del sector eléctrico, la designación al frente de un medio público de un personaje emblemático de la prensa corporativa privada, un “diálogo político” con la oposición que parece más bien una manera bonita de nombrar a las viejas componendas del pasado y, de paso, una manera de cuestionar la confrontación política con la partidocracia neoliberal que caracterizó a la Revolución Ciudadana. Y muchos otros anuncios e insinuaciones que emanan de la comunicación gubernamental que no sólo expresan matices o distancias con respecto al proyecto original, sino que están en abierta contradicción con él.
No es sólo el expresidente Correa el que ha reaccionado. Él ha reaccionado expresando un malestar que comparte el conjunto más amplio de la militancia. Y no sólo de la militancia, sino de simpatizantes y ciudadanos que renovaron su confianza en nuestro proyecto político y votaron por la continuidad de la Revolución Ciudadana. Lo que está en juego es el respeto a la voluntad popular y la lealtad al proyecto político al que pertenecemos. Aquí no se trata de cuestiones personales, se trata de defender un proyecto político vencedor en las urnas y que ahora aparece cuestionado en sus aspectos esenciales desde el mismo gobierno. Esto es muy grave, no sólo para un proyecto político sino para la democracia.
¿Cómo apuestan a defender, desde la Asamblea Nacional, las conquistas conseguidas en la última década?
Lo primero que tenemos que hacer es fortalecer la unidad del bloque legislativo con conciencia histórica y lealtad al proyecto político de la Revolución Ciudadana. Estamos ante un intento de cooptar parte de nuestro bloque con viejas prácticas de la partidocracia, con el retorno del “hombre del maletín” que opera la compra de voluntades y los acuerdos a espaldas de la ciudadanía. Frente a eso, tenemos que denunciar esas maniobras y defender los valores y principios que definen a nuestro espacio político. Pertenecer al bloque de Alianza PAIS no puede ser un asunto de alineamiento coyuntural, sino una adhesión profunda a los horizontes de justicia social, soberanía, unidad latinoamericana de la Revolución Ciudadana. Tiene que representar un compromiso de vida y una lealtad a un proyecto colectivo, jamás puede ser el resultado de cálculos personales, ni “carrerismos” individuales.


lunes, 14 de agosto de 2017

“La hora final de Nicolás Maduro?”, ¿próximo bestseller de Openhaimer? Por José Manzaneda

José Manzaneda, coordinador de Cubainformación.- El periodista Andrés Oppenheimer, conocido por sus posiciones neoliberales y pro-estadounidenses, acusaba al presidente Donald Trump, en un artículo reciente publicado por El Nuevo Herald, El Mercurio y otros diarios, de puentear al Departamento de Estado y a su cuerpo diplomático, al otorgar al senador Marco Rubio el liderazgo de su política hacia Venezuela y Cuba. 
“La crisis venezolana ha dejado claro que la administración Trump ha subcontratado su política de Sudamérica al senador estadounidense Marco Rubio”, decía el autor del famoso libro “La hora final de Fidel Castro”, publicado en 1993 y cuyo pronóstico acerca del fin de la Revolución cubana fue fallido
El argentino Andrés Oppenheimer, uno de los periodistas de cabecera del “anticastrismo” de Miami y de la derecha neoliberal latinoamericana, señalaba en su texto cómo las recientes sanciones impuestas por EEUU a miembros de la administración de Nicolás Maduro, fueron peticiones expresas de Marco Rubio, actual presidente del Subcomité del Hemisferio Occidental del Senado. 
Rubio divulgó en Twitter dichas sanciones días antes de su comunicación oficial. Algo inusual en estas circunstancias, quienes las anunciaron fueron voceros de la Casa Blanca y del Departamento del Tesoro, pero no hubo declaración alguna del Departamento de Estado, lo que sería prueba de que Trump “ha dejado totalmente de lado” a su ministerio de exteriores. 
Andrés Oppenheimer considera contraproducentes las iniciativas contra Venezuela de Marco Rubio –como un supuesto “embargo petrolero”-, ya que “al igual que sucedió en Cuba, alimentarían la narrativa” antiimperialista de Maduro. El analista apuesta por usar el “pleno poder diplomático (de EEUU) –incluyendo sus 19 embajadas con miles de diplomáticos en América Latina– para convencer a otros países a adoptar sanciones diplomáticas colectivas contra el régimen venezolano”. 
Recordemos que Andrés Oppenheimer, en 1993, en el momento más duro de la crisis económica de Cuba, tras la caída de la Unión Soviética, presentaba su libro “La hora final de Fidel Castro”. En plena euforia ante la inminente caída de la Revolución cubana, el autor apostaba por emplear a fondo el bloqueo económico de EEUU “para negociar una transición” hacia el capitalismo en Cuba. 
Hoy, periodistas como Oppenheimer cumplen un papel estratégico dentro del mainstream media de EEUU: el de fabricar la “crítica interna” en torno al “cómo” defender mejor los objetivos geoestratégicos del Imperio norteamericano en la región. Ya que el “qué” es inapelable e inobjetable en el actual sistema de propaganda: denostar, demonizar y deslegitimar a la Revolución Bolivariana, acompañando, como ariete ideológico, las iniciativas políticas que apuestan por su derrota, en una coyuntura de debilidad económica derivada del desplome de los ingresos petroleros, y una correlación de fuerzas en el continente que, en los últimos años, ha girado parcialmente hacia la derecha. 
En el pronóstico de esta estrategia, abatida Venezuela, caería el resto de procesos de cambio en la región, y llegaría el fin -postergado pero inevitable- de la propia Revolución cubana. ¿Estará preparando ya Andrés Oppenheimer su próximo best seller: “La hora final de Nicolás Maduro”?

domingo, 13 de agosto de 2017

Fondo e forma

Profesor da ERLAC  

Hai que separar o grao da palla: un erro na redacción do acordo entre o Concello de Ponteareas e o comité está sendo utilizado para atacar aos empregados públicos na estratexia neoliberal de poñer en cuestión o papel do sector público. Úsase a demagoxia e a desinformación para deteriorar a imaxe do público e mesmo para intentar confrontar a cidadanía cos empregados públicos. Un debate real sobre o tema ten que ter en conta, polo menos, as seguintes cuestións. Primeiro, os empregados públicos, igual que os do sector privado, xa sofren penalizacións se non van a traballar. Se a ausencia é inxustificada, con sancións proporcionais á gravidade da falta que poden chegar ao despido. Se a ausencia é por estar de baixa por enfermidade, sofren unha forte redución do seu salario: nos tres primeiros días de baixa médica o seu salario pódese reducir a cero, e se a situación se prolonga ata vinte días perden o 40 %. Segundo, o denominado plus de asistencia ao traballo, que non existe no sector público, é habitual, e mesmo xeneralizado, no sector privado. Un plus con fórmulas diversas pero que en esencia supón que o traballador cobra unha cantidade de diñeiro se non falta ao traballo en todo o mes, incluso por causa xustificada, como unha baixa médica por enfermidade. Por exemplo, o convenio do metal ou da construción da Coruña, que son os mais importantes, teñen esta cláusula dende hai décadas sen que se teña producido ningún escándalo. Por último, pero o mais importante, é que o acordo de Ponteareas non é un plus de asistencia, senón unha forma de distribuír entre o cadro de persoal do Concello algo que xa existe: a denominada produtividade. A representación legal dos traballadores do Concello de Ponteareas denuncian que o alcalde anterior, do Partido Popular, repartía esta cantidade de xeito arbitrario e que o acordo é para definir criterios obxectivos para o seu reparto.
Posiblemente o xa famoso apartado 5.A necesita unha mellor redacción, pero é inaceptable que un acordo que busca dar transparencia e obxectividade na xestión laboral para acabar co caciquismo e o amiguisimo se demonice por un erro de redacción. Esa debería ser a resposta intelixente, corrixir a forma do acordo para combater a campaña de desprestixio ao tempo que se explica o verdadeiro sentido do mesmo e da situación caciquil coa que se quere rematar. En todo caso, este inusitado interese mediático por unha cláusula do convenio dos empregados públicos dun pequeno concello debería servir para analizar en profundidade o que está sucedendo dende o 2010 cos salarios dos empregados públicos no conxunto do Estado. Dende que se empezou a aplicar a política de austeridade compulsiva se ten producido un grave deterioro das condiciones laborais e dos salarios. A redución dos soldos no 2010 e a conxelación posterior provocou unha perda do poder adquisitivo do 20 % dos empregados públicos. Como ademais neste tempo agravouse a precariedade con externalizacións e subcontratas, hai -así o denuncian por exemplo os sindicatos en Ponteareas- persoas traballando para o Concello con salarios de pouco mais de 700 euros, o que sitúa a estas persoas próximas á denominada pobreza laboral.


sábado, 12 de agosto de 2017

Carta abierta a los traidores

por Luis Enrique Araujo

Así como el llamado del Comandante Hugo Chávez en el 2007 de crear un partido único revolucionario, tumbó las caretas de un gentío. Asimismo está pasando este año 2017 con el llamado del presidente Nicolás Maduro de ir a una Constituyente. Motivos que me obligaron a abrir un espacio entre mis responsabilidades académicas, laborales y familiares, para escribir este artículo con la firme intención de demostrar con hechos quien está del lado del pueblo y quienes están en contra. Pero a pesar que escribiré de buena fe y con el mayor conocimiento, resultado de mis investigaciones, espero de corazón que al final esto no sea con usted.
Usted que no se enteró que Nicolás Maduro andaba ya por los barrios desde niño a sus doce añitos, entregando periódicos revolucionarios, como Ruptura, mientras gritaba: “Agita, propaga y organiza” junto a otra muchachita llamada Marla Muñoz. Así lo relata la abuelita revolucionaria Dilcia Petit.

Usted que tal vez no vivió el dolor de ver a un compañero revolucionario asesinado y descalificado por los cuerpos represivos de la IV República, como si lo vivió Nicolás no una, sino numerables veces, como el asesinato de Raúl Sajona, su compañero desde el liceo.

Usted que no sabía que Nicolás Maduro formó parte de la Liga Socialista porque quería ayudar a formar a los chamos de su barrio; y con la excusa del deporte realizaba verbenas y así puso a militar a un gentío en El Valle. Muchos de ellos luego se sumaron en lucha contra el puntofijismo. Y Nicolás jamás se cuadró ni con los adecos, ni los copeyanos.

Usted que no sabía que Nicolás Maduro antes de conocer a Chávez, ya había viajado a Cuba en su plena juventud a formarse políticamente, y allí sostuvo varios encuentros con estudiosos guerrilleros de todo el continente, entre ellos uno grande de nosotros, Alí Rodríguez Araque, vaya y pregúntele.

Usted que no se enteró del coraje de Nicolás para enfrentar las injusticias cuando trabajaba en el Metro de Caracas. Y más de una vez enfrentó al presidente del Metro para exigir respeto y reivindicaciones laborales. Empresa donde incluso hasta salvo vidas de los trabajadores. Vaya y averigüe como salvó a la esposa y el hijo de uno de sus compañeros del Metro.

Usted que no sabía que Nicolás tenía un carrito todo destartalado en la década de los 80 con el cual no sólo apoyaba a sus compañeros de taxi sin cobrarles nada. Sino que además apoyaba a líderes revolucionarios latinoamericanos buscándoles en el aeropuerto y llevándoles a las actividades políticas gratis. “ya se veía en ese joven una casta diferente, una casta revolucionaria” así lo relata Germán Sánchez Otero quien lo conoció en 1988.

Usted que ni pensaba que Chávez sería algún día presidente, cuando ya Nicolás Maduro quería vivir en la cárcel de Yare metido, al lado de ese hombre que lo sorprendió un 4 de febrero de 1992, y se le puso a su orden con estas humildes palabras: “déjeme acompañarle así sea de seguridad” lo contó el propio Chávez.

Usted que nunca supo lo que hizo Nicolás en el MBR200, muy a pesar de sus propias posiciones personales, y el papel que jugó para lograr la unidad de la izquierda y el consenso en la histórica asamblea del 19 de abril de 1997, donde se determinó la lucha electoral. Acciones políticas, asamblearias por las cuales de paso fue preso. En una de tantas veces de las que fue perseguido por la funesta DISIP. Busque información ¡Documéntese!

Usted que andaba en lo suyo cuando Nicolás recorría el país en 1999 para lograr la actual e histórica Constitución de la República Bolivariana De Venezuela y recopilar más de 30 mil propuestas. Así se recoge en múltiples libros y folletos, incluso en la propia Carta Magna de nuestra patria.

Usted que no tiene idea de las capacidades demostradas por Nicolás siendo canciller en momentos estelares de Latinoamérica. Donde realizó jugadas magistrales para de esta manera cumplir con la más exitosa estrategia diplomática que haya realizado canciller alguno del país en toda nuestra historia. Hechos que pronto saldrán a la luz.

Mientras usted desconocía todo esto Hugo Chávez no sólo lo sabía, sino que además comprobó la lealtad, arrojo y compromiso de Nicolás, tanto en los momentos más difíciles como el 11 de abril de 2002, así como también en las cosas más sencillas, incluso dándole tareas hasta de albañil en el propio palacio de Miraflores, donde gracias a él se repararon filtraciones, reconstrucciones y hasta restituyó el salón Sol del Perú, siendo Canciller.

Usted que no se da cuenta que Nicolás es la reivindicación histórica del trabajador, del hombre de a pie, del obrero de quince y último, que por primera vez en toda nuestra historia llega a la presidencia y que por eso Chávez dijo que era su decisión “plena como la luna llena” y usted pretende convencer no sé a quién de que el gigante se equivocó.

Usted parece no haberse enterado que el 70% de los recursos que ingresan a la nación tienen como destino la inversión social, cifra record incluso en comparación con los logros del comandante Chávez. Además de un rechazo sostenido al A, B y C del neoliberalismo mundial y los gobiernos de derecha que se apegan a las reglas del FMI, BM y la OMC, a saber: A) Reducción del Estado a través de privatizaciones de los recursos naturales y de los servicios públicos. B) Reducción del gasto social. Liberación de precios, de tasas cambiarias y de tasas de interés y C) Apertura al mercado global a través de tratados de libre comercio. A, B y C al que se niega nuestro presidente Nicolás Maduro quien además ya ordenó un estudio de congelación de precios. ¡Vaya que presidente de derecha tan extraño!

Usted que enfrentaba al mundo en defensa de la revolución y le encantaba salir por pantalla cuando el petróleo estaba por encima de los 100$; y alguna cosa le caía a usted “trabajando” para El Estado. Intentando demostrar desprendimiento, arrojo y lealtad cuando ser “revolucionario” era fácil. ¡Prepárese! porque esto es con usted.

Usted que aquel 8 de diciembre de 2012 escuchó que debíamos elegir a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela, pero inmediatamente juzgó al comandante por no haberle nombrado a usted o alguien más cercano a usted para hacer sus prebendas.

Usted que vio a Nicolás Maduro lanzarse por todo el país con el alma y el corazón hecho trizas por la pérdida de Chávez, a fin de cumplir la orden de ganar la presidencia, pero usted brincaba conmocionándose ante cualquier error ¡como si lo disfrutara!.

Usted que cuando vio el margen con el cual ganamos la presidencia no vio una heroica victoria, sino un desastre electoral y se puso a juzgar a todo el mundo porque según usted se podía en ese momento sacar los diez millones de votos, pero no hizo un carajo en toda la campaña.

Usted que vio como un montón de traidores se aprovecharon de las duras circunstancias para desbancar la nación, y cuando Nicolás quiso hacer justicia, el imperio aprovecho para tratar de comprar militares y fraguar un golpe de estado. Pero usted insistía que los lleváramos a la hoguera, aunque ello fuera significado la justificación de un magnicidio que estaba ya montado por el imperio.

Usted que no le ha hecho seguimiento a esos mafiosos para darse cuenta que el presidente de forma inteligente no dejó pasar, y paulatinamente va haciendo justicia, mientras que a otros no les queda más que huir del país. Pero usted insiste en que debemos publicar una lista y hacer una especie de inquisición justo ahora cuando está en juego la Independencia Nacional.

Usted que prácticamente aseguró que la falta de alimentos era culpa del gobierno de Maduro, y le pasó por encima a la escasez e inflación inducida, a la conspiración de empresas que tienen el monopolio de alimentos, al decreto intervencionista de los EE.UU y aún no ve el resultado de la investigación de la economista Pascualina Curcio. Pero sigue cuestionando las políticas gubernamentales y arremete hasta con los CLAP.

Usted que dice entender el poderío militar, económico, mediático y tecnológico del imperio de los EE.UU y el peligro que eso representa cuando le queda menos de 5 años de reservas petroleras, pero usted no hace nada contra ese imperio, ni sus detractores y en cambio se sienta en su PC entusiasta a escribir sus sandeces contra mi presidente Nicolás Maduro.

Usted que no ve el coraje del pueblo venezolano que está dando una lucha histórica como nunca dio pueblo alguno en La Tierra. Porque las redes sociales son un elemento novedoso y lo que está soportando nuestro país no tiene precedentes. Ni fue vivido por los bolcheviques, ni vietnamitas, ni el pueblo cubano, pero usted se pone del lado del imperio y usa las mismas redes para justificar los argumentos y líneas de la ultraderecha.

Usted que en lugar de ver una auténtica, heroica y gloriosa resistencia de un pueblo. Que se mantiene en batalla entendiendo y asumiendo como nunca antes su rol histórico. Usted nos ve como unos ignorantes y nos escribe en esas mismas redes sociales y páginas web, una pila de majaderías que sólo pudieran confundir a traidores como usted.

Usted que vio a una Asamblea “Nacional” que lo primero que hizo fue decir “vamos por ti Nicolás” y primero trató de cambiar la ley Orgánica del TSJ, luego intentó aplicarle abandono de cargo al Jefe de Estado, intentó un juicio político y hoy en desacato está impulsando una insurgencia armada para justificar una intervención militar, pero a usted le molesta son las cosas que hacemos nosotros para defendernos del imperialismo. Como la Constituyente y la ampliación participativa de sectores sociales.

Usted que cuando le salimos con todos estos argumentos responde como la derecha cuando Chávez… “es que no es Nicolás el problema son los que lo rodean y lo asesoran”.

Usted que ve los muertos que está generando la ultraderecha en estas primeras semanas  (decenas en más de 600 acciones terroristas) sumado el ataque mediático internacional contra nuestra patria, que nos pretenden llevar al borde de una guerra civil, pero usted opta es por atacar un llamado constitucional del presidente en plenas funciones.

Usted que se cree muy cult@ porque entendió la lucha de clases y cuestiona el poder establecido, pero ahora teme al poder originario; y nunca se leyó a Antonio Negri y el Poder Constituyente, o Itsván Meszáros y el Desafío y la Carga del Tiempo Histórico. Jorge Plejanot y El Papel del Individuo en la Historia Y dice conocer a Gramsci pero contribuye en la industria cultural del lado del imperialismo.

Usted que cuestiona una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) asegurando que se debe consultar al pueblo primero, pero no sabía que esa opción existió en el artículo 392 del Diario de Debate de la constitución de 1999, pero no se aprobó porque los revolucionarios entendieron que se trataba era de quitar trabas al poder originario fijándose los artículos 347, 348 y 349.

Usted que luego que se apartó de la revolución, se la pasa cuestionando el poder establecido pero ahora teme al poder originario. Y eso que el presidente ya aseguró lo que obviamente se esperaba, unas elecciones nacionales para aprobar los cambios a la Carta Magna, luego de la elección de los constituyentes. Usted que es tan inteligente no ve que la derecha solo le da espacios cuando le necesita porque pasamos a la ofensiva. Mire a su alrededor vea que el pueblo ya no le acompaña.

Para culminar, usted que conoce bien de intervenciones imperiales en el mundo pero le recuerdo algunas. Operación Causa Justa, Panamá 1989. Operación Furia Urgente, Granada 1983. Operación Tormenta del Desierto Kuwait 1991. Operación Continuación de la Esperanza, Somalia 1993. Operación Alcance Infinito 1998 y Operación Libertad Duradera en 2001 ambas contra Afganistán. Operación Fuerza Aliada, Yugoslavia 1999. Operación Amanecer de la Odisea Libia 2011 (Todas acabaron con esos países) y Operación Militar Freedom 2 actualmente en ejecución contra Venezuela, pero mientras tanto usted exige métodos, cambios que facilite el triunfo de una derecha por demás apátrida y pro imperialista; y de paso ¿en nombre de la legitimidad o de los DDHH? En fin no quedan dudas de que lado está usted.

Por ello, le exijo a usted que ya no venga a estar hablando en nombre de Chávez, ni de los derechos Humanos “Porque Chávez somos todos los que queremos patria” y usted ya no se le puede llamar compatriota, ni mucho menos camarada, porque usted no es chavista y probablemente nunca lo fue. Usted es un oportunista que se la pasa contando las horas que caiga el proceso para ver qué pesca en rio revuelto. Pero se ahogarán en esa marea bolivariana, ya lo verán.  Siga en lo suyo pues. Mientras nosotros, los que queremos patria y escribimos la historia. Nosotros los pueblos, nos encargaremos de triunfar y dejarlos a ustedes del lado del que siempre serán, del estercolero gris que pertenece a los traidores de los pueblos.

6 junio, 2017

jueves, 10 de agosto de 2017

Ofensiva institucional e social para que os Franco devolvan o Pazo de Meirás ao patrimonio público




Miguel Pardo | @depunteirolo.- Acabouse a paciencia. O anuncio de que a Fundación Francisco Franco xestiona dende hai meses as visitas ao Pazo de Meirás, a confirmación por parte da entidade de que empregará esta "excelente oportunidade" para facer apoloxía da ditadura e do dirixente fascista e a posición morna adoptada pola Xunta mobilizou entidades civís e pola memoria e varias administracións públicas, que veñen de facer fronte común para activar a maquinaria política e legal que permita recuperar para o público o Ben de Interese Cultural (BIC), así como ilegalizar a institución franquista que agora se ocupa da xestión do inmoble.
Deputación, concellos e entidades civís fan fronte común e activan a maquinaria política e legal para recuperar o BIC para o público
Neste mesmo mércores, a Deputación da Coruña convocou o Concello de Sada, outros da provincia e diferentes organizacións co obxectivo de "impedir a apoloxía do franquismo no Pazo de Meirás". Da xuntanza saíron diferentes acordos destinados a "iniciar o proceso para recuperar o BIC para o patrimonio público", na mesmo liña do municipio sadense, que vén de convocar un pleno extraordinario para reclamar, entre outras cousas, a xestión das visitas ao inmoble. 
As ameazantes e provocadoras palabras da Fundación Franco e dos seus dirixentes, a impotencia que mostra a Xunta á hora de impedir que unha entidade fascista guíe as visitas polo Pazo ou a negativa amosada xa polo PP para unirse á reclamación de reversión ao público do BIC no Congreso fixeron tomar a iniciativa a todas estas administracións e entidades. Os alcaldes de Sada e Pontedeume, o concelleiro de Cultura da Coruña, o vicerreitor da Universidade da Coruña e representantes da Iniciativa Galega da Memoria ou a Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica da Coruña (CRMH) uniron forzas.
Crearase a Xunta pro Devolución do Pazo, á que os impulsadones convidan o Goberno galego para que se una "desde o inicio"
Así, acordaron constituír "de inmediato" unha Xunta pro Devolución do Pazo de Meirás, coa participación de institucións, asociacións, organizacións políticas, sociais, sindicais e fundacións co fin de "reclamar a restitución da propiedade" e na que teñen intención de "incorporar desde o inicio á Xunta". 
Ademais, acordaron "rexeitar a xestión por parte da Fundación Francisco Franco do programa de visitas ao Pazo" e condenar as declaracións manifestadas a través dun comunicado e do seu portavoz. Ao mesmo tempo, instan ao "estudo da modificación da Lei de Fundacións" co obxecto de "impedir a legalidade" de entidades que fagan "apoloxía do franquismo" e "realizar un estudo arredor do espolio e a apropiación" do inmoble por parte da familia do ditador e sobre o "proceso para posibilitar a súa devolución ao patrimonio público". Alén disto, as administracións implicadas apostan tamén por "reclamar a aprobación dunha Lei Galega da Memoria Histórica galega que impida o enxalzamento dos protagonistas da represión".
A Deputación e os concellos implicados piden a ilegalización da Fundación Franco e o inicio dun proceso que permita devolver o Pazo ao patrimonio público
As medidas van na liña que intentará aprobar por unanimidade a corporación do Concello de Sada o vindeiro sábado no pleno extraordinario convocado polo seu alcalde, Benito Portela, para volver reclamar, entre outras cousas, a xestión das visitas ao Pazo por parte do municipio. A iniciativa foi aprobada na comisión informativa deste mércores co voto a favor de Sadamaioría, BNG e PSdG, a abstención do PP e o voto en contra do PDSP
Así, a proposta aprobada -sobre a que se intentará un consenso para conseguir unha resposta "unánime, rápida e contundente" de toda a corporación- insta a Xunta a que permita que sexa o Concello de Sada quen xestione as visitas ao Pazo e a que "realice todas as actuacións pertinentes" para "evitar ou non autorizar" que sexa a Fundación Franco quen sen encargue dese labor. 
A corporación de Sada pedirá á Xunta que "evite" que a entidade franquista xestione as visitas
O documento, ademais, pide tamén ao Goberno galego que "esixa aos propietarios que detentan o inmoble que cumpran co réxime de visitas ao BIC disposto na lei" e que se lles impoña "a máxima sanción" prevista na lexislación para a infracción desas obrigas. Ademais, a corporación sadense reclamará á Xunta e ao Goberno do Estado "o apoio institucional a todas aquelas actuacións encamiñadas a recuperar o Pazo de Meirás para a titularidade e uso públicos".
Sada reclama do Goberno galego e do central "o apoio institucional a todas aquelas actuacións encamiñadas a recuperar o Pazo"
Alén disto, tamén formalizará unha "declaración institucional de condena expresa" ante os comunicados emitidos pola Fundación Franco e instará ás Cortes do Estado, Goberno central e grupos parlamentarios a modificación da Lei de Fundacións para "amparar a declaración como ilegais daquelas que como a entidade franquista teñan por obxecto a homenaxe á vida e obra criminais do ditador". 
Por outra banda, o acordo que se dea no pleno extraordinario do vindeiro sábado será trasladado á Xunta de Galicia, a Deputación da Coruña, aos grupos parlamentarios do Congreso e do Parlamento galego e aos que participan nos plenos da institución provincial. 

miércoles, 9 de agosto de 2017

A infamia de Meirás

Xesús Alonso Montero.- Escríbeme Pietro Molteni (fillo), xa xubilado, na illa de Sardeña, como profesor de Literatura, e escríbeme alporizado, non comigo -somos amigos e compañeiros- senón coa polémica que desde hai días ocupa a prensa galega que el consulta, desde hai moitos anos, con atención. Sabe Molteni moito das nosas cousas, non só das literarias, e está fondamente estrañado, e moi preocupado, polo feito de que, nesta altura (41 anos despois da morte de Franco), alguén sexa capaz de facer afirmacións profranquistas como as proferidas «por un tal Jaime Alonso da Fundación Francisco Franco». A Molteni, neto dun partisano condecorado polos aliados en 1946, «non me cabe na cabeza que se poida esbardallar dese xeito nun asunto tan importante e delicado». 
É nunha segunda carta, menos alporizado pero consternado, onde me recorda (a min!) que «as torres de Meirás foron doadas ao Caudillo polo pobo coruñés en 1938, quen as recibiu, na súa megalomanía, co nome de pazo». Nesta carta, extensa, conta Molteni que, ao ser insuficiente a voluntaria colecta popular, «a Junta Provincial pro Pazo del Caudillo, constituída por devotos da causa nacional (un pintor laureado, un activo banqueiro, o gobernador...), resolveu a cuestión económica de xeito que Franco, malicioso de seu, non se decatase moito da operación».
Nos dous últimos folios fálame Molteni dunha vella preocupación súa, «o valiosísimo patrimonio epistolar de dona Emilia Pardo Bazán, nomeadamente as cartas románticas que lle escribiran algúns escritores hispanos, sobre todo o gran Benito Pérez Galdós». Debo aclarar que Molteni non ignora o episodio protagonizado por Carmen Polo de Franco, que, escandalizada ante estes e outros papeis, mandoullos queimar -todos- a un soldado de apelido García. Este auto de fe cóntao a gran biógrafa de dona Emilia, Eva Acosta, que bebeu en fonte limpa: a declaración que lle fixo en 1988 o crítico literario Ricardo Gullón (especialista en Galdós), baseada nun informe que lle fixera o mesmo capitán que, en 1938, acompañaba a Carmen Polo, «a pirómana», apostila Molteni. Ignoraba Gullón, daquela, que se salvou da queima unha fotografía de Victor Hugo, con autógrafo, hoxe en poder de Xosé Díaz, segundo declarou, nun artigo, Isaac Díaz Pardo, seu pai.
Pietro Molteni (fillo) non descoñece que eu, como presidente da Real Academia Galega, solicitei, hai un ano e medio, ao correspondente organismo da Xunta de Galicia, ter acceso ás torres de Meirás, solicitude que facía en nome dun grupo de investigadores pardobazanianos. Lembro ben que escribín varias cartas -a burocracia de que falaba Larra- e, pasados case oito meses, abríronse, non sen dificultades, as portas, do que informou no seu día La Voz de Galicia. Eu expliqueille a Molteni que o que máis me horrorizou foron, xa á entrada do pazo, os trofeos taurinos e cinexéticos da netocracia franquista. El despídese, nesa segunda carta, estrañado da miña paciencia (case oito meses ante a Xunta!) e facendo votos por Galicia, digna de mellor sorte, que «oxalá, axiña, recupere a titularidade total das torres de Meirás, o que sería un acto de saúde democrática despois de 81 anos de franquismo, e un acto de xustiza poética».

Autor: Xesús Alonso Montero (Vigo 1938) Catedrático de Literatura na Universidade de Santiago de Compostela ex Presidente da Real Academia Galega, é filólogo, tradutor, conferenciante e autor de numerosos libros, estudos e traballos. Tamén é director do Centro de Estudios Rosalinianos e da Revista de Estudios Rosalinianos.