martes, 21 de marzo de 2017

Mendizábal, misas televisadas y la lengua

Adolfo Gil
Adolfo Gil.- Se acuerdan ustedes de haber estudiado en el instituto las desamortizaciones de los bienes de la iglesia durante el S. XIX? Aquellas leyes de Bonaparte, Argüelles, Espartero, Madoz y, sobre todo, de Mendizábal, por las que el Estado se quedaba con propiedades no productivas de las órdenes religiosas. Le llevaron a la excomunión, la hoguera ya estaba en desuso. La desamortización de Mendizábal fue en principio muy ambiciosa y tuvo notables efectos recaudatorios e ideológicos, crecieron el anticlericalismo y el antiliberalismo; lo seguimos pagando todos los años con nuestros impuestos. Pero, desde el punto de vista estrictamente social, fracasó, la división de los lotes de tierra se encomendó a comisiones municipales aliadas con los oligarcas adinerados que manipularon el sistema creando grandes lotes inasequibles a los pequeños labradores y fueron comprados por nobles terratenientes, los señores de horca y cuchillo tradicionales en el latifundio castizo, con lo que no se creó la clase media que los liberales anhelaban, otra vez vemos que la corrupción no es algo tan moderno.

De aquellos polvos salieron todos los lodos habidos y por haber, no eran las primeras guerras de religión, más o menos incruentas, con las guerras carlistas por medio, pero permítanme enlazar de un salto con la actualidad con otra suerte de intento de desamortización.

Días atrás saltó a los medios una iniciativa de Podemos reclamando que no hubiese espacios religiosos en La2. En principio, nada que objetar, ya no recordaba su existencia y, menos aún, de las religiones minoritarias. Lo sorprendente ha sido el efecto rebote y la subida de audiencia, gracias a la polémica iniciativa y a las de los medios de la caverna que la han usado para enlazarla con la insultante campaña del bus naranja atacando la libre opción sexual.

Pero no se quedó ahí la cosa, por estas tierras también nos hemos enterado algunos que TVG emite espacios religiosos que cuestan cerca de 400.000 euros y cantidades semejantes o superiores en las televisiones vasca, catalana, andaluza y hasta en las municipales. En resumen, un exceso, la conferencia episcopal se atrinchera en el tratado con el Vaticano de 1979 y en la constitución que solo es aconfesional con la boca pequeña. El laicismo es algo sencillo, el estado no reconoce ni financia ninguna religión, la católica es una corporación inmensamente rica, con medios de comunicación propios donde predicar, la COPE, 13TV y controla muchos medios locales y regionales, un coto bien parapetado para la extrema derecha que difunde mansedumbre y conservadurismo.

Pero lo verdaderamente chusco ha sido el argumento del líder de la Marea, los socios de Podemos en Galicia, que simplemente ha aplaudido la misa en gallego en la TVG, puesto que, a fin de cuentas era normalizar la lengua del país. No soy capaz de más comentarios.

Fuente: La Opinión de A Coruña

lunes, 20 de marzo de 2017

La respuesta de Cuba a Trump.

Por Iroel Sánchez.- Cuando Donald Trump ganó las elecciones presidenciales en Estados Unidos, la maquinaria que busca la confrontación entre Washington y La Habana aprovechó el anuncio de unos ejercicios militares programados con años de antelación en Cuba para decir que de tal talante era la respuesta de la Isla al cambio de gobierno en su vecino del Norte. 
Pasados cuatro meses de la mañana en que nos despertamos con la noticia de que el Sr Trump ocuparía la Casa Blanca, lapso en el cual ha tenido acercamientos a los sectores que en Miami se empeñan en derrocar al gobierno cubano y varios de sus voceros han anunciado se someterá a revisión la nueva política hacia Cuba desarrollada por la administración de Barack Obama, las respuestas que ha venido dando el gobierno de La Habana son de un carácter muy diferente a las anunciadas por quienes intentaron convertir un ejercicio militar ordinario en un gesto más cercano a la "guerra preventiva" de George W. Bush que a la política exterior cubana. 
Desde entonces la participación del Presidente cubano, Raúl Castro, tanto en la cumbre de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (República Dominicana, 25 de enero) como del ALBA (Caracas, 5 de marzo) reiteró las posiciones históricas de Cuba en América Latina desde el triunfo de la Revolución en 1959, todas de carácter antiimperialista, al tiempo que en el primer evento, a la vez que expresó la "voluntad de Cuba de continuar negociando los asuntos bilaterales pendientes con Estados Unidos, sobre la base de la igualdad, la reciprocidad y el respeto a la soberanía y la independencia de nuestro país, y de proseguir el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés común con el nuevo gobierno del presidente Donald Trump". Sobre el contexto regional Raúl afirmó diplomáticamente en Dominicana que "sería deseable que el nuevo gobierno de Estados Unidos opte por el respeto a la región, aunque es preocupante que haya declarado intenciones que ponen en riesgo nuestros intereses en las esferas del comercio, el empleo, la migración y el medio ambiente, entre otras".
En Caracas, ya después de los acercamientos de Trump a Miami, el discurso del presidente cubano expresó que:
"La nueva agenda del gobierno de los Estados Unidos amenaza con desatar un proteccionismo comercial extremo y egoísta que impactará la competitividad de nuestro comercio exterior; vulnerará acuerdos ambientales para favorecer los ingresos de las transnacionales; perseguirá y deportará migrantes generados por la desigual distribución de la riqueza y el crecimiento de la pobreza que provoca el orden internacional impuesto."
Y sobre el muro que se ha vuelto el tema proa de Trump para América Latina añadió en una parte muy aplaudida de su intervención: 
"El muro que se pretende levantar en la frontera norte de México es una expresión de esa irracionalidad, no solo contra este hermano país, sino contra toda nuestra región. Expresamos la solidaridad de Cuba con el pueblo y gobierno mexicanos. La pobreza, las catástrofes, los migrantes no se contienen con muros ), sino con cooperación, entendimiento y paz."
Cinco días después, en La Habana, sesionaba el Consejo de Ministros de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), donde Cuba lanzaba dos iniciativas  aclamadas por los países insulares de la región, relacionadas con la estrategia de respuesta al cambio climático y la articulación de la transportación de cargas y pasajeros entre esas pequeñas islas. Allí, en presencia del presidente Raíl Castro, el canciller  cubano Bruno Rodríguez afirmó: "Ante los muros que hoy pretenden levantarse, nuestra opción deberá seguir siendo la de la unidad, la solidaridad y la complementariedad, en aras de la defensa de los más legítimos intereses de nuestros pueblos". 
El canciller del gobierno mexicano -que está muy lejos de ser de izquierda y coincidir ideológicamente con las posiciones cubanas- asistió a la reunión de la AEC y agradeció "el respaldo del pueblo hermano de Cuba". 
Y cuando la reinserción de los ex guerrilleros de las FARC-EP como parte de los acuerdos de paz en Colombia es un problema pendiente, Cuba anunciaba el 10 de marzo el ofrecimiento de mil becas a miembros de las FARC y víctimas del conflicto armado más largo del continente y ayudaba así a otro gobierno en las antípodas ideológicas del cubano a enfrentar exitosamente un complejo camino aun plagado de dificultades. 
Paralelamente, en las últimas semanas, varios congresistas norteamericanos de ambos partidos y el Presidente de la Cámara de Comercio de EE.UU. han sido recibidos por autoridades cubanas y abogado públicamente por continuar avanzando en las relaciones bilaterales. Como ha explicado la académica británica Emily Morris, no son pocos los que en Estados Unidos piensan que si la administración Trump adopta una línea dura, perjudicará a los emprendedores emergentes más que al estado, al tiempo que se reforzarán los esfuerzos de Cuba para encontrar nuevos socios en otros lugares, perjudicando los intereses de las empresas norteamericanas. 
En resumen, las primeras acciones del nuevo gobierno estadounidense hacia América Latina han fortalecido las posiciones cubanas en la región y, sin descuidar su defensa, Cuba ha dado inteligentes respuestas que no han sido de orden militar sino políticas y diplomáticas y la han colocado una vez más a la cabeza de los más importantes procesos que interesan a los países latinoamericanos. 

¿Del NO a la guerra de Iraq a la justificación de las guerras de Libia y Siria?

Willy Meyer
La guerra de Siria, continuación de la guerra de Libia, tiene mucho que ver con el extraordinario interés geopolítico de la zona, donde está en juego y en disputa el eje Estados Unidos/Unión Europea-Israel-Arabia Saudí frente al eje Rusia-Irán-Siria.

Willy Meyer.- Algo ha tenido que ocurrir dentro del campo de la izquierda, de los movimientos pacifistas, de la intelectualidad, para que en un corto espacio de tiempo (8 años desde la guerra de Iraq a la de Libia), se produzca un cambio sobre el principio rotundo del “No a la Guerra” defendido masivamente en todos los lugares del planeta y muy especialmente en Europa Occidental durante el transcurso de la guerra de Iraq.

Lo que en 2003 movió a las conciencias contra la guerra fue la oposición sin matices a intervenir militarmente para cambiar el régimen de Sadam Hussein, una intervención aplaudida por los amigos del Imperio, ávidos de hacerse con las reservas de petróleo de Iraq.

Ocho años más tarde, primero en la guerra de Libia y ahora en la de Siria, pareciera como si la oposición a la guerra se matizase al presentarse esas guerras como solución para derrocar (en el caso de Gadafi, asesinar) a sus mandatarios.

Tal vez, el cambio de posición se debe a lo que se denominó como “las primaveras árabes”, las revueltas populares contra los regímenes de Ben Alí (Túnez), Mubarak (Egipto), Muhamar el Gadafi (Libia), Hamad bin Isa Al Jalifa (Bahrein), y Bashar Al-Assad (Siria). Auténticas revoluciones populares que exigían la destitución de los jefes de estado y la iniciación, en algunos casos, de procesos constituyentes. Pero, esas extraordinarias movilizaciones populares se dieron de dos formas diferentes, una pacífica (Túnez, Egipto o Bahréin) y otras mediante el uso del empleo de las armas, que terminaron en verdaderas guerras civiles (Libia y Siria) con la intervención militar de la OTAN y de Rusia.

En estos últimos casos, los servicios de información de EEUU, del Reino Unido y Francia no dudaron en facilitar armamento a las fuerzas rebeldes, incluidas a los yihadistas, para contribuir a la derrota de esos regímenes.

En el caso de Libia, se produce por primera vez un cambio en una parte del pensamiento progresista o de izquierdas, al ver con buenos ojos la resolución de NNUU, que establecía una zona de exclusión aérea para, teóricamente, impedir el uso de la aviación de Gadafi contra los rebeldes, cuando en la práctica sirvió para permitir la intervención de la Fuerza Aérea de la OTAN, en apoyo del conglomerado de fuerzas rebeldes, entre ellas las yihadistas que, como bien dice Samir Amín, son aliados del imperialismo para desestabilizar regiones estratégicas.

Lo que vino a continuación es de sobra conocido, un Estado desmembrado, parte de él en manos del llamado Estado Islámico, un Estado que aparecía en los puestos más altos de los índices de Desarrollo Humano de Naciones Unidas en África. Un Estado con educación pública, alfabetizado, con atención médica asegurada, con vivienda garantizada y con tierras y vivienda gratuita para los agricultores. Pero la geopolítica del eje EEUU-Israel-Arabia Saudí, siempre con el beneplácito de la Unión Europea, aprovecharon el descontento para desestabilizar un país rico en petróleo y agua permitiendo el asesinato, previa tortura de Gadafi.

El imperialismo aprendió de la guerra de Iraq y desde entonces crea hegemonía sobre lo que Jean Bricmont denuncia como Imperialismo Humanitario: la obligación de intervenir en cualquier lugar para imponer los valores de los países desarrollados de Occidente (la idea de libertad, democracia, libre mercado). Una parte del pensamiento progresista, de la izquierda, ha interiorizado esa teoría que no se argumentaba en la guerra de Iraq.

La guerra de Siria, continuación de la guerra de Libia, tiene mucho que ver con el extraordinario interés geopolítico de la zona, donde está en juego y en disputa el eje Estados Unidos/Unión Europea-Israel-Arabia Saudí frente al eje Rusia-Irán-Siria. Es una lucha por la supremacía de la región y sus recursos naturales articulada en torno a actores locales.

Como telón de fondo, el yacimiento de gas más grande del mundo situado en el Golfo Pérsico (South Pars-North Dome) compartido por Irán y Qatar. En 2009, Siria se negó a firmar un acuerdo con Qatar para construir un gasoducto a través de Siria y prefirió firmarlo con Irán e Iraq. Ese proyecto, conocido como “Gasoducto Islámico” será el más grande de Oriente Próximo dejando al margen a Arabia Saudí y Qatar.

Según Robert Kennedy, sobrino del expresidente norteamericano John F. Kennedy, "nuestra guerra contra Bashar al Assad no comenzó por las protestas civiles pacíficas de la Primavera Árabe en 2011", sino en 2009, "cuando Qatar ofreció construir un gasoducto por valor de 10.000 millones de dólares que atravesara Arabia Saudita, Jordania, Siria y Turquía".

Según Kennedy, esa negativa que tenía en cuanta los intereses de su aliado Rusia, hubiese permitido la construcción del gasoducto atravesando Líbano hasta Irán convirtiendo a los iraníes en los mayores proveedores de gas a Europa, construcción que iría en contra de los Países del Golfo Pérsico aliados de los EEUU.

En ese contexto, la intervención de Rusia apoyando a Al-Assad se produce precisamente para garantizarse una presencia estable en una de las zonas del mundo más ricas en hidrocarburos y el apoyo de Estados Unidos y la Unión Europea a las fuerzas rebeldes, persiguen exactamente el mismo objetivo que Rusia, esto es, impedir un retroceso en su influencia en Oriente Próximo con Israel y Arabia Saudí como fieles aliados. Y en el medio, el pueblo sirio, más de 160.000 muertos, y el consiguiente éxodo de 5 millones de personas desplazadas, que se hubiese podido evitar si las grandes potencias no hubiesen armado e incentivado la confrontación civil.

El NO a la Guerra, sigue siendo absolutamente necesario, sin matices, sin recelos. ¿Acaso Sadam Hussein era menos déspota que Muhamar el Gadafi o que Bashar Al-Assad?

El nuevo Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump está tocando tambores de guerra a los que habrá que responder de norte a sur de este a oeste con un fuerte, claro y preciso, NO A LA GUERRA.

Fuente: MUNDO OBRERO 

sábado, 18 de marzo de 2017

Decencia e intelixencia: homenaxe

O día 9 de marzo asistiron case seiscentas persoas, no teatro Rosalía de Castro da Coruña, á presentación dun libro de poemas. Errará quen pense que un libro de poesía move o espírito de tantas persoas, e acertará quen entenda esta insólita mobilización como unha homenaxe ao autor, de quen case ninguén sabía que era poeta (poeta excelente, por certo). O que, si, sabían os centos de asistentes é que o autor, falecido en 1996, aos 50 anos, era un poeta como cidadán, ou sexa, un cidadán sensible, creador, amigo da xente e cheo de fulgor moral.
Rafael Bárez (1945-1996) militou, xa de estudante, no antifranquismo dentro do Partido Comunista. Naquela Compostela recitaba versos, dirixía teatro, facía debuxos e levaba os seus latexos espirituais a canta actividade política estaba ameazada de prosaísmo. Representando ao seu partido, foi concelleiro de Urbanismo na Coruña nun goberno tripartito durante catro anos (1979-1983), un período no que a arquitectura tamén era unha tarefa espiritual e solidaria. Avogado, estudara Dereito para que a carreira non se confundise coa dereita.
Defensor dos máis indefensos en Ferrol, caeu nas gadoupas da Policía días despois do histórico Dez de Marzo de 1972, a data das mortes de Daniel e Amador e a de centos de feridos, entre eles Julio Aneiros, o santo varón do sindicalismo clandestino galego. Bárez dedicoulle un poema maxistral.
De marzo a decembro de 1972, Bárez escribe no cárcere da Coruña vinte e cinco composicións que titulou Poemas del diez de marzo (escritos en la cárcel), libro do que ninguén tiña noticia, nin sequera Toya Fernández, a súa compañeira. Hai meses atopou o correspondente mecanoscrito autorial, do que o día 9 nos entregaron a edición facsimilar, feita con primor por Alvarellos Editora, a partir dun magnífico deseño editorial de Pepe Barro. Preceden ao poemario senllos artigos de José Gómez Alén (historiador), de Manuel Rivas (amigo), de Xesús Alonso Montero (profesor de Literatura de Bárez no Instituto de Lugo), de Vicente Álvarez Areces (compañeiro de prisión e de cela do autor) e do Proxecto Cárcere; tamén contén este capítulo prologal unha tabula gratulatoria na que figuran 400 nomes (amigos, admiradores, compañeiros…) que son os que financiaron esta edición.

Autor: Xesús Alonso Montero (Vigo 1938) Catedrático de Literatura na Universidade de Santiago de Compostela e Presidente da Real Academia Galega, é filólogo, tradutor, conferenciante e autor de numerosos libros, estudos e traballos. Tamén é director do Centro de Estudios Rosalinianos e da Revista de Estudios Rosalinianos.


Fonte: La Voz de Galicia

viernes, 17 de marzo de 2017

Homenaxe ás lavandeiras: "Os espazos de traballo das mulleres eran espazos de liberdade"

Lavandeiras en Galeras, comenzo do século XX
Marcos Pérez Pena.- O barrio compostelán de Galeras acollerá este venres un acto de recoñecemento ás lavandeiras, unha homenaxe enmarcada dentro das actividades programadas pola Concellaría de Igualdade para a celebración do Día Internacional das Mulleres en resposta a unha petición da Plataforma de Galeras. Ás 12.30 horas colocarase no Parque de Galeras un panel informativo nun dos lugares que eran tradicionalmente empregados para lavar e clarear a roupa, onde mesmo se construíu un lavandeiro a finais do século XIX, hoxe desparecido. Xusto antes do acto a historiadora e veciña do barrio Encarna Otero ofrecerá unha charla no CEIP Raíña Fabiola sobre o significado dos lavadoiros como espazos de traballo e relación social das mulleres.
 
"Os espazos de traballo das mulleres eran espazos de liberdade", destaca Otero. "Sobre todo porque alí non había homes. Elas cantaban, rexoubaban, contaban contos, facían unha especie de terapia colectiva na que criticaban o mundo para o que elas lavaban: a igrexa, os señores...", explica. "Con este acto queremos promover unha dignificación e un recoñecemento deste traballo. Era un traballo moi duro: estaban durante horas expostas á humidade e ao frío, tiñan que lavar metidas no río, de xeonllos, sufrían sabañóns... Era, ademais, un traballo moi mal pagado", conta.

O Sarela, na zona de Galeras, pero tamén en Santa Isabel ou Carme de Abaixo, era un lugar no que se xuntaban moitísimas lavandeiras, aproveitando a mansedume do río neste treito e a proximidade de moitos prados para clarear e secar a roupa. "En Santiago había moita roupa que lavar, sobre todo na zona de Galeras. Ademais do mundo privado das casas señoriais, estaban os hospitais -o Hospital Real-, o Cuartel de Santa Isabel, e toda a prostitución de Pombal e Hortas", di Otero. A finais do XIX o Concello construíu alí o lavadoiro de Espiño, un fermoso edificio que se perdeu, que servía tamén para tender a roupa. "Toda Compostela estaba chea de lavadoiros: en Cornes, por exemplo, e tamén nas Brañas do Sar, nunha zona coñecida coma O Pozo na que tamén se xuntaban moitísimas lavandeiras", destaca.

Na súa charla a historiadora explicará todo o proceso de lavado, que era longo e laborioso. Tamén contará como fabricaban o seu propio xabrón, a partir do aceite e a graxa sobrantes da cociña. E, igualmente, o proceso de clareo e de secado, e a utilización da cinsa para branquear a roupa. Explica, ademais, que "cando as lavandeiras entregaban a roupa nas casas, recibían a lavadura, que eran as sobras da comida dos señores, que ás veces servía tamén para alimentar os animais". "Todo un proceso de reciclado e de recuperación de materiais que conectaba a zona urbana coa zona rural", di.

Barrio de Galeras, barrio de traballo

"Este é unha das accións coas que dende a Plataforma de Galeras queremos recuperar a memoria do barrio, sobre todo destacando a súa condición de barrio de traballo", sinala. "En Santiago traballábase moito, o mundo do traballo era moi importante. Non era todo Igrexa e universidade", di. En Galeras estaba, por exemplo, unha fundición (Fundicións Franco, creada por un ex-empregado de Sargadelos) ou múltiples fábricas de coiro no río Sarela, onde se concentraban a maioría das 26 curtidorías de Compostela. Tamén a coñecida como Fábrica da Luz (no edificio empregado despois por Fenosa e hoxe en proceso de rehabilitación), unha cooperativa montada por un grupo de industriais de Santiago nos anos 10 e 20 do pasado século para escapar do monopolio do Banco Simeón, que lles cobraba moi cara a electricidade. "Mercaron unha turbina e comezaron a producir eles a enerxía", destaca Encarna Otero. Un exemplo de loita polo autoconsumo eléctrico hai cen anos.


jueves, 16 de marzo de 2017

Ley Helms-Burton: Vigente y renovada.

Por Omar Pérez Salomón.- Cuando el 12 de marzo de 1996 fue firmada por el presidente de Estados Unidos William Clinton, la llamada ley Helms-Burton, plataforma que dio continuidad a la política agresiva desarrollada por sucesivos gobiernos estadounidenses, se recrudeció el curso agresivo de la política contra Cuba.
En el capítulo primero, la sección 109 se refiere a la autorización para dar apoyo a grupos “democráticos” y de “derechos humanos” en Cuba, es decir, a los grupúsculos que dentro de nuestro país sirven a los intereses del imperialismo norteamericano. Se trata de suministros de publicaciones y materiales informáticos, tales como libros, videos, y otros medios para realizar propaganda.
En la sección 115 del propio capítulo se aclara que para las actividades de los servicios de inteligencia, para la provocación y la subversión contra nuestro país se podrían seguir disponiendo recursos. “Nada en esta ley, prohíbe las actividades de investigación, de protección, o de inteligencia debidamente autorizadas que llevan a cabo agencias encargadas de aplicar la ley, o agencias de inteligencia de los Estados Unidos”.
Las líneas de acción de estas secciones se han cumplido al pie de la letra en estos 21 años de vigencia.
Un ejemplo de ello es que la Rand Corporation – tanque pensante del Pentágono – realizó varias investigaciones que recomiendan el desarrollo de una política estadounidense de información y comunicaciones destinada a “ayudar a abrir el sistema cerrado de Cuba y fomentar el surgimiento de una sociedad civil independiente”.
Uno de esos estudios, realizado por Larry Press en 1996, tenía como fin mejorar el conocimiento sobre la situación de las telecomunicaciones de Cuba, en especial las perspectivas para ampliar la red de computadoras con acceso a internet, y serviría como documento base para un proyecto sobre “Actores, resultados y política estadounidense para una Cuba en proceso de cambio”.
En la investigación: “Las telecomunicaciones cubanas, la red de computación y las implicaciones en la política de los Estados Unidos” se plantea que en 1996 Cuba ya contaba con cuatro redes con conexiones internacionales a la internet – Red del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGBnet), Centro de Intercambio Automatizado de Información (CENIAI), TinoRed de los Joven Club e Infomed – y reconoce que: “A pesar de los serios problemas económicos, desde 1992, las redes cubanas han crecido notablemente, tanto en dimensión como en calidad, principalmente debido a que el gobierno cubano ha permitido y financiado dicho crecimiento”[1]
En las recomendaciones realizadas llama la atención que se proponen varias medidas dirigidas a incrementar la injerencia en los asuntos cubanos utilizando las redes informáticas, embrión de las acciones que en fechas más recientes han ejecutado agencias y mercenarios al servicio del gobierno de Estados Unidos contra la mayor de las Antillas.
Entre ellas tenemos: estimular una conexión directa IP con Internet para brindar a los cubanos un acceso interactivo a materiales del extranjero; dar una respuesta rápida a la solicitud que hiciera la empresa WilTel de un permiso para construir un cable óptico entre los Estados Unidos y Cuba, pendiente desde marzo de 1994, y a otras solicitudes para brindar diferentes servicios relacionados con datos; fomentar los viajes desde Cuba con fines de adiestramiento y capacitación en la administración de las redes informáticas, y otras formas de intercambio técnico.
Además, apoyar a los usuarios cubanos, en especial a las ONG con adiestramiento, equipos y cubriendo los costos de la comunicación. En este sentido se explica que, “las ONG, los Clubes de Computación para los jóvenes, las universidades y los investigadores en la esfera de la biotecnología nos parecen merecer que se les apoye. Las ONG y los investigadores de la rama biotecnológica contribuyen al apoyo a los derechos humanos y al logro de los objetivos relativos a la política de acceso al conocimiento; los Clubes de Computación para los jóvenes y las universidades pueden contribuir directamente al adiestramiento de la comunidad de usuarios exigentes necesaria para lograr una potente red”.
“Dado que con una subvención directa se corre el riesgo de que las organizaciones beneficiarias salten demasiado a la vista, pudiera preferirse la subvención indirecta. Esta acción puede canalizarse a través de una serie de organizaciones, fundaciones y compañías profesionales internacionales. Hay muchas actividades de este tipo en los países en desarrollo. Por ejemplo, el PNUD y la Fundación Soros apoyan los proyectos de redes informáticas y la Internet Society organiza anualmente talleres para los que trabajan con redes en países en desarrollo. Asimismo, se debe fomentar y facilitar el apoyo de las compañías privadas, particularmente el de aquellas que tienen negocios de computación y de conexión de redes. Además, debemos subrayar que las pequeñas inversiones pueden lograr un avance significativo, ya que las redes cubanas operan con un presupuesto muy limitado.”[2]
El gobierno estadounidense destina recursos multimillonarios a la quinta columna que organizan como parte de su política de “cambio de régimen” en nuestro país. Informaciones publicadas por medios de prensa norteamericanos demuestran que desde el año 1996 y hasta el 2011 el Congreso de ese país destinó 205 millones de dólares para ello.
El caso de Alan Gross, la operación Zunzuneo y la actuación en torno al sector no estatal cubano, confirman que la ley Helms-Burton se ha renovado en su aplicación.

[1] Informe de la Rand Corporation: Las telecomunicaciones cubanas, la red de computación y las implicaciones en la política de los Estados Unidos. Elaborado para la Oficina del Secretario de Defensa de Estados Unidos, julio de 1996, p.1-49.

[2] Ibídem.

Libro: "GOLPE BAJO-BAIXO"

El periodista venezolano Ernesto Villegas Poljak, autor del libro mas renombrado sobre el golpe de Estado contra Hugo Chávez en Venezuela en 2002, nos trae ahora este retrato sobre el “golpe bajo” propinado a la democracia brasileña en 2016. Villegas entrevistó, durante el desarrollo del golpe, al dirigente social Joao Pedro Stédile, líder del Movimiento Sin Tierra (MST); a la entonces presidenta en funciones Dilma Rousseff y al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, todos para Telesur. Los tres diálogos, junto a la contextualización aportada por el escritor, y el prefacio del expresidente paraguayo Fernando Lugo, derrocado por un golpe parlamentario en 2012, amén del análisis del periodista y diputado brasileño Pablo Pimenta sobre el trasfondo petrolero del golpe, ofrecen luces sobre un acontecimiento de graves repercusiones para el continente y más allá de sus fronteras.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Solana e Hotel Finisterre da Coruña como botín de guerra

*Manuel Monge.- A Comisión Aberta en Defensa do Común da Coruña leva un ano denunciando o roubo de espazos públicos e reclamando a súa devolución gratuíta. Esixe ao ministerio de Defensa a devolución gratuíta ao concello da Coruña para uso público dos terreos do Campo da Estrada-Maestranza porque son espazos comunais, bens propios, pertencentes á cidade desde a súa fundación. Esixe tamén a devolución gratuíta das instalacións deportivas da Solana e do Hotel Finisterre, despois de que a Autoridade Portuaria, é dicir, o ministerio de Fomento, anunciase unha poxa para “facer caixa” e pagar unha débeda de 300 millóns pola construción do porto exterior de Punta Langosteira. As reivindicacións da citada Comisión coinciden coas da Asociación de Veciños da Cidade Vella.
O goberno municipal de Marea Atlántica manifestou a súa disposición para pagar 1,4 millóns de euros pola recuperación da Solana para uso público. Por que temos que pagar para recuperar un espazo que sempre foi público e que remata a súa concesión dentro de dez anos? Alí estivo a praia do Parrote e o vello cárcere. Despois dun recheo construíron unha piscina, despois o hotel en 1948 e o complexo deportiva en 1970, sobre 25.000 metros cadrados de titularidade pública ou gañados ao mar. Por que A Coruña debe contribuír para que Fomento rescate con 5.000 millóns de euros as ruinosas autoestradas radiais de Madrid?
As orixes destas instalacións explícanse a través da propaganda oficial, profusamente difundida, como unha iniciativa de Armando Casteleiro Varela. O conto comezaba así: había unha vez un deportista que practicaba a natación e, como non había piscinas, tivo a feliz idea de promover un complexo deportivo con piscina, ximnasio e sala de festas; e remataba así: como era unha persoa moi dilixente, o nadador fixo todo nun tempo record, recibindo a autorización do Goberno o 4 de febreiro de 1941, once días despois o goberno municipal aprobaba o proxecto e ao día seguinte comezaban as obras. A páxina oficial do Club Natación Coruña sinala que “En 1941, Armando Casteleiro logró que en solar de la antigua cárcel de La Coruña se construyese el Hotel Finisterre, un complejo deportivo con piscina de treinta y tres metros con trampolín al que llamó La Solana”.
Esa propaganda oficial non explica como un nadador se converte en empresario-promotor, consegue tan rapidamente as licencias e o financiamento necesario, así que vou dar algúns datos para descifrar ese misterio.
Os irmáns Casteleiro, Armando e José, eran militantes de Renovación Española e formaban parte de organizacións fascistas que apoiaron a sublevación de 1936 contra a República. Despois do triunfo do fascismo formaban parte dos chamados Caballeros de La Coruña e participaron activamente na represión e “paseos”. Armando Casteleiro participou tamén como sarxento en expedicións ao fronte de batalla en apoio dos sublevados. Como recolle Aurora Artiga, profesora da USC, no seu traballo “Todo por España y España para Dios”. La Bandera Legionaria Gallega de Falange Española en la Guerra Civil: “Na cidade da Coruña, a primeira milicia organizada polos sublevados foi a bautizada co nome de ´Caballeros de La Coruña´. Nacida o día 23 de xullo [1936] e integrada por numerosos mozos da Falanxe e doutras organizacións dereitistas, tiña como obxectivo [...] coadyuvar con la tropa en la represión y pacificación de las zonas de la provincia de La Coruña atacadas por los elementos subversivos”.
Ademais dun amplo expediente de servizos ao fascismo, Armando Casteleiro tiña moi boas relacións coas autoridades locais, que facilitaron tanto a concesión de espazos públicos para os seus negocios, como a rapidez na concesión das licencias. Para axudar estaba o seu irmán José, concelleiro da Coruña desde o 18 de agosto de 1938 no goberno municipal presidido polo alcalde Fernando Álvarez de Sotomayor, e un dos asinantes da entrega do pazo de Meirás ao Caudillo Franco. Non é casualidade que o complexo deportivo se inaugurase o 17 de xullo e 1942, é dicir, a véspera do “Glorioso Alzamiento Nacional”.
Os auténticos promotores, é dicir, os que puxeron o diñeiro, foron importantes empresarios da Coruña. María Teresa Burés Miguéns, Directora do Arquivo Histórico do Banco Pastor, sinala no seu traballo Pedro Barrié de la Maza 1880-1971, Un banqueiro ao servizo da industria, (publicado en Empresarios de Galicia, editado pola Fundación Galicia-Empresa coa colaboración da Fundación Caixagalicia): “… entraría nalgunhas actividades relacionadas coa hostalaría e coa construción. Dentro da primeira destaca a creación de Finisterre, S.A., unha empresa constituída na Coruña en agosto de 1945, na que Industrias Gallegas entraría da man dos promotores Emilio Rey Romero (SAINGA) e Armando Casteleiro Varela, que eran concesionarios de autorizacións para edificar os hoteis Embajador e Finisterre, así coma La Solana”.
Non só ocuparon a parcela do vello cárcere e o recheo da praia do Parrote, senón que coñecidos empresarios e persoas próximas ás novas autoridades fascistas, conseguiron outras concesións como o solar que quedaba libre despois do traslado da Aduana. Así é recollido por Manuel Fiaño Sánchez no Anuario Brigantino 2013, nº 36, referíndose a actual sede da Deputación Provincial da Coruña, despois Hotel Embajador e Teatro Colón: “En 1944 Emilio Rey Romero consigue autorización para ocupar una parcela en la zona de servicio del puerto de A Coruña, lindante con la Avenida de La Marina, entre el edificio de Correos y el paseo del Relleno, con una superficie de 1.482 metros cuadrados. La parcela sería destinada a la construcción de un gran hotel con teatro accesorio. Por dicha concesión, el Sr. Rey Romero debía abonar la cantidad de 25 pesetas por metro cuadrado de superficie ocupada y año. Con el fin de llevar a cabo la empresa, Emilio Rey se asocia con Pedro Barrié de la Maza, creando la sociedad SAINGA aportaría como activo dicha concesión. Posteriormente dicha concesión se transformaría en propiedad, capitalizando su valor en 1.600.000 pesetas. El presupuesto de dicha obra se cifró en ocho millones de pesetas, de los cuales el Crédito Hotelero proporcionaría el sesenta y cinco por ciento del coste. Según el acuerdo adoptado entre Emilio Rey y el Banco Pastor, la mitad del hotel pertenecería al banco junto con las dos plantas superiores al teatro destinadas a oficinas. En ese mismo año, el arquitecto Santiago Rey Pedreira diseña el otro gran hotel de la ciudad: el Finisterre. Ambas edificaciones son proyectos de la empresa Finisterre S.A., de la que forma parte Emilio Rey Romero. La citada Sociedad era dueña de la sala de fiestas y piscina La Solana y llevaba la dirección de los hoteles y balnearios de La Toja, el Hotel Emperador en Madrid, entre otros negocios”.
Este espolio explica que o escrito promovido pola Comisión Aberta en Defensa do Común (está apoiado por máis de sesenta entidades da Coruña e reivindica a devolución gratuíta da Solana, Hotel Finisterre e terreos dos peiraos), sinale que “a ocupación destes terreos públicos foi un  auténtico ´botín de guerra dos vencedores´, daqueles que protagonizaron en 1936 unha sublevación militar e fascista contra o goberno lexítimo e democrático da República”.

*Manuel Monge.- Exerceu como profesor de ensino medio. Foi concelleiro do BNG na Coruña do 2003 ao 2007, foi presidente da Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica da Coruña. Colabora con artigos de opinión en diversos medios de comunicación.



martes, 14 de marzo de 2017

Reducir los conciertos educativos para reducir la segregación escolar

Durante 30 años los conciertos se han ido ampliando hasta acabar convirtiendo el sistema educativo español en algo anómalo.

Carlos López Colina. Área de Educación de IU Xixón .- En 1985 fue cuando se oficializó la enseñanza privada concertada en España. Se decía que las subvenciones a centros privados eran para complementar una red pública insuficiente, aunque entonces el número de niños en las aulas ya estaba descendiendo por la baja tasa de natalidad. Durante 30 años los conciertos se han ido ampliando hasta acabar convirtiendo el sistema educativo español en algo anómalo. Según la OCDE, en España el 28% de alumnos se educa en la concertada. Esto triplica la media europea y solo Bélgica nos gana. La media de alumnos de la red pública ronda el 90% en Europa. En España es un 68% y en Asturias un 74%. ¿Cómo se defiende esta anomalía?

Empezando por un tema que escuchamos frecuentemente: ¿Es más barata la enseñanza privada concertada? Si bien los números en bruto dicen que el gasto público anual por alumno en la concertada ronda los 3000 euros mientras que en la pública es cercano a los 4200, no se pueden comparar directamente estas dos cifras. La enseñanza pública asume la educación de todos aquellos alumnos que no resultan rentables a la privada. Esas escuelas rurales con 5 alumnos son todas públicas, el porcentaje de alumnos con necesidades especiales es mayor en la pública, la que oferta siempre lo menos demandado es la red pública, etc. Así, de media, la pública tiene menos alumnos por aula y más profesores por grupo. Si además tenemos en cuenta que los docentes de la privada concertada cobran un 16% menos, parece que la diferencia está explicada. De hecho, está demostrado que el coste coincide exactamente si se comparan las dos redes igualando el número de alumnos por grupo y las condiciones laborales.

Atendiendo al rendimiento académico, múltiples estudios han demostrado que si los resultados en bruto de los centros concertados son algo mejores de media esto es solo por razones socioeconómicas. Esa ventaja desaparece si comparamos en igualdad de renta familiar. Y es que el sistema español es claramente segregador: en Asturias el 52% de los alumnos de la concertada tienen ingresos familiares superiores a los 1800 euros mensuales mientras que solo el 29% de alumnado de la pública tiene esa suerte. Esto, evidentemente, va asociado al nivel de estudios de la familia, a los estímulos académicos y al rendimiento del alumno.

No nos engañemos, la “libertad de elección” no se exige desde la concertada para poder escoger un temario, que es fijado por las autoridades educativas, ni para poder disfrutar de pluralidad entre los docentes, pues dicha pluralidad es mayor en la enseñanza pública (donde sus profesores no pueden contratarse a dedo). La verdad es que, con el legítimo propósito de procurar un entorno más adecuado para el estudio de sus hijos, la “libertad de elección” consiste en que muchos bienintencionados padres puedan separar de modo subvencionado a sus hijos de otros niños de clase más baja. El mecanismo segregador está claro si atendemos a datos de la OCU. El coste de materiales, comedor, libros, ropa... es un 69% mayor en la escuela concertada y el 91% de las escuelas concertadas obliga al pago de cuotas por múltiples conceptos, rondando estas los 500 euros de media al año. Así es como se evita que las familias de perfil socioeconómico más bajo lleven a sus hijos a la privada concertada, concentrándose en la escuela pública.

En definitiva, la mera existencia de la red privada concertada, con anormal tamaño en España, causa segregación. Si se fuesen abandonando progresivamente los conciertos, incluso permitiendo la integración voluntaria y ordenada de algunos colegios en la red pública, el alumnado se repartiría entre los diferentes centros aliviando desigualdades. Por tanto, desde una perspectiva de mera justicia social no queda sino reclamar esta medida. 

Fuente: MUNDO OBRERO